miércoles, 6 de febrero de 2008

Cómo forrar un armario

Forrar un armario con planchas de estratificado, un material resistente y con interesantes diseños (color liso, aspecto de madera, imitación de piedra, de metal, de corcho, tela, etc.), puede ser una buena opción para dar un giro de 180º a su aspecto.

Material que necesitas

- Cutter de profesional para cortar sin que se rasgue el material.
- Sierra de calar. Debe estar equipada con una hoja de dentadura muy fina para las grandes superficies o los redondeos difíciles de realizar a mano alzada.
- Rodillo de enmoquetar. Te servirá para apisonar la plancha una vez pegada.
- Cepillo de metal o lima para suavizar las aristas.
- Masilla acrílica y cola.
- Espátula.

Pasos que debes seguir

Lija y limpia el polvo de la parte que vayas a forrar.
Rellena los agujeros que pueda tener de masilla acrílica.
Déjalo secar y, a continuación, pasa por esa zona un papel de lija de grano medio. No olvides volver a limpiar el polvo.
Aplica la cola y extiéndela uniformemente con una espátula flexible. Hay que tener mucho cuidado con las rebabas.
Cuando la cola esté pegajosa, sitúa el estratificado sobre el armario a forrar.
Para corregir su posición, presiona con la mano, del centro hacia fuera.
Utiliza un rodillo especial para ejercer una presión constante y regular sobre la plancha.
Da la vuelta a la tabla y, con un cutter, corta los bordes que sobren al ras del panel en un trazo.
Con un cepillo metálico, enrasa las aristas. Pasa por el canto del panel para retirar el sobrante.
Recorta de manera precisa las tiras necesarias para cubrir los cantos y pégalas con cola de contacto.
Debes seguir este mismo proceso con todo el mueble.
Una vez terminado, pule los cantos con lija y pasa una esponja húmeda para eliminar totalmente el polvo.
Claves para su colocación

La cola de contacto presenta una consistencia que varía en función de la temperatura ambiente, por lo que para aplicarla bien debes sacar el bote de donde lo tengas almacenado un par de horas antes de utilizarlo.
Puesto que el estratificado es un material duro y cortante, es importante tener cuidado con las aristas antes de lijarlas.
El encolado es instantáneo, por lo que no es necesario colocar sargentas que presionen las piezas. Tan sólo debes cuidar que el pegamento se reparta bien por toda la superficie.
Aunque teóricamente las herramientas se limpian con un disolvente fuerte, es preferible emplearlas únicamente en esta ocasión y luego tirarlas.

Design konnio.com